Sistema Nervioso Central

Partes del Sistema Nervioso Central

Los ganglios basales

También llamados núcleos profundos. Están situados en la parte profunda del cerebro. Hay 3 núcleos: el pálido, putámen y caudado; algunos incluyen el claustro y amígdalas. En otras ocasiones se incluye el subtálamo, sustancia negra y rojo del mesencéfalo.
La función de los ganglios basales es controlar los movimientos corporales “groseros”. Son muy importantes porque existen conexiones directas con el resto del encéfalo: corteza, tálamo, mesencéfalo y cerebelo.
La sustancia blanca

• Cuerpo calloso: es sustancia blanca y lleva la radiación óptica.
• Cápsula interna: lleva la información desde la corteza cerebral a la médula
espinal.

Diencéfalo


Está dividido en 4 partes: tálamo, hipotálamo, subtálamo y sistema límbico.

• Tálamo: se localiza en el centro del encéfalo y descansa en la parte más superior del mesencéfalo; lo que quiere decir que toda información que llega o sale de nuestro SN hace sinapsis en el tálamo. Además tiene conexiones directas con los ganglios basales y la corteza.

• Hipotálamo: el hipotálamo controla casi todo a la través de varios núcleos: pr

eóptico (temperatura), supraóptico (control ADH), mediales (saciedad), laterales (hambre, sed), etc; y además tiene factores liberadores que controlan nuestro sistema endocrino; además estimula también el SN Simpático.

• Subtálamo


• Sistema límbico:
controla nuestras emociones y comportamientos, y encontramos en él el núcleo amigdalino (comportamiento en cada situación social), el hipocampo (interpreta la importancia de las señales sensitivas que recibimos), los cuerpos mamilares (gradúan nuestro bienestar y estado de alerta), septum pellucidum (controla las sensaciones de ira) y la corteza límbica (coordina las sensaciones conscientes y las subconscientes).

El tronco encefálico


Encontramos en él el mesencéfalo, la protuberancia y el bulbo raquídeo.
• Mesencéfalo: Tiene los pedúnculos cerebrales en los que hay a la su vez 3 zonas: el tracto cortico-espinal y corticoprotuberancial que transmiten señales motoras a la espina y a la protuberancia; la sustancia negra que regula el comportamiento grosero (su destrucción da lugar al síndrome de Parkinson) y el tegumento que tiene a la su vez varias partes como son el lemnisco interno (manda señales sensitivas al tálamo) y la formación reticular (controla el grado de actividad de todo el cerebro).
En el tectum hay dos colículos: el superior y el inferior. Se encargan de controlar los movimientos oculares (incluso los movimientos de tronco frente a la estímulos visuales) y provoca reacciones motoras ante estímulos auditivos.
• Protuberancia: es la parte ventral; también existen los tractos corticoespinales y finaliza el tracto córtico-protuberancial, conectando con los núcleos protuberanciales y de aquí se manda información al cerebelo. En la parte dorsal, denominada tegumento, destaca la existencia de formación reticular con la misma función anterior y además tiene importancia en la regulación de la respiración.
• Bulbo raquídeo: existen varias partes características: Pirámides: continúan con el tracto córtico-espinal, donde sufre una decusación cambiando la dirección de la información; Núcleo oliva inferior: transmite información al cerebelo y recibe información de los ganglios basales, corteza y médula espinal;
Lemnisco interno: se originan señales sensitivas y también se decusan, para que la estimulación sensitiva también esté cambiada de lado; y Sustancia reticular en la que se encuentran el centro respiratorio y vasomotor.

Partes del Sistema Nervioso Periférico:


El cerebelo está conectado con la corteza cerebral, ganglios basales, médula, etc, recibe información de casi todas las áreas y las une para formar un acto motor. El cerebelo secuencia temporalmente la contracción de nuestros músculos, coordina todos ellos para evitar que se contraigan a la vez los agonistas y los antagonistas.
El líquido cefalorraquideo (LCR) tiene como función principal ser
vir de amortiguación a la nuestro cerebro, que es muy frágil. Se crea en los cuerpos coroideos y está en continuo movimiento. Existen una serie de ventrículos donde se almacena.
La corteza cerebral tiene sustancia gris y blanca; y es en conjunto la zona del encéfalo asociada al proceso de pensamiento. En ella se acumulan todos nuestros recuerdos y es el área responsable de adquirir destrezas musculares. Se encuentra en la superficie del encéfalo con 6 mm. De espesor. Se encuentra a la su vez dividida en diferentes áreas funcionales:
Área motora: Se localiza en la parte posterior del lóbulo frontal, y se divide a la su vez en tres partes: corteza motora (justo delante del surco central), corteza premotora (más anterior) y el área de Broca.
La corteza motora controla las actividades musculares específicas (movimientos finos y precisos), la corteza premotora tiene como finalidad realizar la coordinación de los movimientos; y finalmente el área de Broca que controla específicamente el habla. El área de Broca se encuentra solo en un hemisferio (el izquierdo en el 95% de los casos).
Área somatestésica: detecta sensaciones de temperatura, tacto dolor y presión. Se encuentra en el lóbulo parietal y tiene dos partes: la primaria y la secundaria.
El área primaria es la parte más anterior, pegada al surco central; su función es recibir señales directamente y reconocer de qué tipo son. El área secundaria recibe señales que han pasado o por el área primaria o por otras; y lo que hace es interpretar muy finamente lo que se recibe como estímulo.
Área visual: ocupa el lóbulo occipital; tiene también dos áreas: la primaria y la secundaria.
Área auditiva: está en el lóbulo temporal. Tiene a la su vez su área primaria y secundaria.
Área de Wernicke: está en la unión del lóbulo temporal, parietal y

occipital. Su función es analizar toda la información sensitiva de todas las fuentes. La destrucción de esta área provoca graves dificultades para pensar. Solo se encuentra en uno de los dos hemisferios cerebrales (generalmente el izquierdo).
Área de memoria reciente: parte inferior del lóbulo temporal. Este área de memoria retiene los datos de entre breves minutos y algunos días. Se encuentra en la porción inferior del lóbulo temporal.
• Área prefrontal: zona anterior del lóbulo frontal e importante en la elaboración del pensamiento.

Compártelo y mira lo que sucede!