El desarrollo de las habilidades lingüísticas

El desarrollo de las habilidades lingüísticas

Las raíces del lenguaje oral se pueden encontrar en la manera de hablar del niño en los primeros meses de vida. En efecto, incluso los pequeños sordos comienzan a tratar de hablar desde el principio de su vida, y en los primeros meses todos; los infantes emiten los sonidos que se encuentran en los repertorios lingüísticos remotos de sus lenguas maternas. Pero a principios del segundo año, la actividad lingüística es diferente: comprende la expresión punteada de palabras aisladas: “Mami”, “perro”, (doggy) “papi”, “galleta” (cookie) y, antes de mucho tiempo, la concatenación de pares de palabras para formar frases significativas: “come galleta”, “adiós, mami”, “bebé llora”. Pasado otro año, el infante de tres años expresa secuencias de mucha mayor complejidad, incluyendo preguntas, “¿Cuándo me levanto?”; negaciones, “no quiero irme a dormir”, y oraciones con cláusulas, “me tomo leche antes de la cena, ¿sí?” Y a la edad de cuatro o cinco años el infante ha corregido los pequeños desaciertos sintácticos en esas oraciones y puede hablar con notable fluidez en formas que se parecen mucho a la sintaxis del adulto. Continuar leyendo “El desarrollo de las habilidades lingüísticas”