El niño percibido desde la Gestalt

niño

niño

niñoLa concepción holística del ser humano que tiene la gestalt se traduce en la importancia atribuible, por igual, a sus dimensiones bio-psicosociales. Este principio globalizador del ser adquiere mayor relevancia si lo aplicamos al niño y a su mundo. Sin embargo, no podemos contemplar al niño en una de estas dimensiones de su ser ni dar preferencia a una de ellas, sin antes tener presente que:

  1. El niño es un ser biológico y por lo tanto, sujeto a factores hereditarios, factores innatos y adquiridos que determinan su constitución física. Está sujeto a una serie de necesidades fisiológicas que si no se satisfacen le producen enfermedad.
  2. El niño es un ser psíquico. Posee un aparato mental que le permite percibir y reaccionar a múltiples estímulos. Ya desde su vida intrauterina reacciona a la actitud psicológica de su madre. El proceso de maduración bio-psicológica se traduce en distintos estadios de desarrollo. Estadios motores, lingüísticos y afectivos que nos revelan el hecho de que determinadas formas de conducta sólo aparecen cuando la organización fisiológica, neuronal, sensorial y de integración cortical las hace posibles.

Continuar leyendo “El niño percibido desde la Gestalt”