Técnica para eliminar la ansiedad

Técnica para eliminar la ansiedad

La mayoría de las personas han sentido ansiedad en algún momento de su vida. Sin embargo, esto se vuelve un problema cuando el cuadro de ansiedad es muy persistente. Algunos de los síntomas más comunes durante el comienzo de la ansiedad es que empiezas a sentirte “raro”, te cuesta respirar, comienzan a temblarte las piernas y/o te sudan las manos, síntomas de problemas cardiacos, resequedad en la boca, sudor continuo, sensaciones de desmayo y en ocasiones te da una sensación de querer huir o dejar lo que estás haciendo.

La reacción fisiológica que prepara al cuerpo ante una situación de peligro, suele aparecer en donde no amerita estar tan “alerta” o bien puede presentarse de manera recurrente sin motivos. Por lo tanto se convierte en un problema, provocando que las personas comiencen a tomar ansiolíticos, que por un lado es una salida fácil que no resuelve el problema de raíz, sino que solo lo calma momentáneamente. Los ansiolíticos son importantes cuando son necesarios y es mejor utilizarlos como última alternativa, antes de utilizar este tipo de fármacos se recomienda una psicoterapia para tratar los trastornos de ansiedad y técnicas que ayudan a controlarla, a continuación expondremos una de ellas postulada por la Universidad de Michigan.

Técnica para eliminar la ansiedad

Según la Universidad de Michigan Hablar contigo mismo, pero en tercera persona, usando “ella” o “él”, o nuestro nombre, puede calmar la ansiedad y el estrés, mejorar nuestro desempeño en situaciones de tensión y recuperar la el control de la situación que genera ansiedad, por ejemplo, antes de dar un discurso, exponer un tema o bien cuando pretendemos dar una buena impresión en un trabajo.

¿Cómo es posible?

Cuando nos referimos a nosotros en tercera persona, en vez de utilizar el clásico “yo”, podemos tomar distancia, establecemos un espacio entre el “yo” que observa y reflexiona y el “yo” que se deja invadir por la ansiedad. Este simple cambio en el discurso nos permite ver la situación con más perspectiva por lo que podremos enfrentarla más como un desafío que como un obstáculo.

En el estudio realizado por la Universidad de Michigan se les solicito a las personas que imaginaran una situación en la que no se sentirían cómodos y que les generara ansiedad. Luego, se evaluó el nivel de ansiedad y les pidió a los participantes que escribieran los pensamientos que les venían a la mente.

Al terminar, les dieron diferentes afirmaciones para que manejaran la ansiedad, tales afirmaciones debían repetirlas en su mente. Como por ejemplo: “Voy a pensar en otra cosa”, “Enfrentar esta situación me hará sentir bien” o “Voy a hacerlo bien”. El truco radicaba en que algunos participantes debían repetir estas afirmaciones en primera persona y otros en tercera persona.

Así los psicólogos encargados de dicho estudio lograron apreciar que aquellos que mantenían un diálogo interior en tercera persona, reducían sus niveles de ansiedad.

El tema del Dialogo Interior sin duda merece tratarse aparte ya que No se trata simplemente de pequeñas frases motivadoras del tipo “puedes hacerlo” sino de una técnica estudiada y verificada.

Así que cuando te sientas en una situación de estrés, no dudes en hablar contigo mismo en tercera persona, describe lo que sientes, piensas y como actuaras, notaras la diferencia. Aunque claro, es recomendable asistir también con un psicólogo para hacer un diagnóstico de la situación que genera ansiedad y brindar un tratamiento para el mismo.

Referencia:
Kross, E. et. Al. (2014) Self-talk as a regulatory mechanism: How you do it matters. Journal of Personality and Social Psychology; 106(2): 304-324.
Hatzigeorgiadis, A. et. Al. (2011) Self-Talk and Sports Performance. A Meta-Analysis. Science; 6(4): 348-356.

Este artículo fue escrito por: Fintas

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.