Teoría Critica de la Enseñanza

Teoría Critica de la Enseñanza


Sinopsis: 

Existen críticas hacia los métodos de enseñanza-aprendizaje tradicionales en los que se enmarca que el alumno es el receptor del aprendizaje. Esencialmente, el método de enseñanza tradicional ve al alumno como un mensajero que solo recibe la carta que se le brinda y lo lleva hacia una dirección. A diferencia de los métodos de enseñanza constructivistas en el que el alumno deja de ser el cartero, para ser el escritor de la carta y la envía hacia su propio destino.

Los métodos de enseñanza aprendizaje que han logrado mejorar el aprendizaje del niño son aquellos métodos que dejan que el niño desarrolle su propio conocimiento, por consecuencia el educador solo propicia el ambiente adecuado para estimular el conocimiento.


Desarrollo: 
La función primordial de todo proyecto educativo, incluso la más tradicional, es la de aumentar las perspectivas de supervivencia del ser humano. Por lo mismo, las tendencias de los sistemas de enseñanza-aprendizaje se caracterizan por preservar ideas, conceptos y hábitos como expresión de la necesidad de mantener la identidad del ser humano con cambios lentos. La excepción a este dogma es la esencia de un medio ambiente dinámico, ya que entonces la tarea de la educación tiene un giro diferente a que el alumno este solamente sentado como receptor. Más bien en un ambiente dinámico el alumno es el constructor de su conocimiento.

La teoría critica de la enseñanza, NO hace una crítica sobre la educación, más bien hace una crítica para la educación. Para poder brindar una tendencia educativa es necesario lo siguiente:

• Rechazar las nociones positivistas de racionalidad objetiva y verdad, esto lo menciono porque el conocimiento no tiene solo un valor instrumental. El conocimiento es poder, es poder para mejorar los sistemas de enseñanza-aprendizaje, no para tergiversarlos.
• Reconocer que es necesario utilizar las categorías interpretativas del educador.
• Capacitar a los educadores para transformar su teoría en praxis.

La teoría crítica surge de la Escuela de Frankfurt que plantea que el proceso educativo debe permitir lograr nuevas explicaciones a las verdades alcanzadas en las ciencias, que según ellos hasta ahora se mantiene alejada de la totalidad. De acuerdo con la escuela de Frackfurt, el alumno adquiere nuevos conocimientos mediante la praxis, y esta misma es brindada en un contexto social.

El objetivo principal de la teoría critica de la enseñanza es potenciar a los alumnos para que ellos mismos se impliquen en su propia formación, a partir de sus autoreflexiones y valoraciones críticas y con ello modificar características de la sociedad que hacen necesaria esa intervención.

El alumno tiene el papel de transformador de la escuela independientemente de sus condiciones, la dinámica en la práctica educativa garantiza una buena enseñanza. El educador solo debe de propiciar el ambiente adecuado para que el alumno busque y encuentre el camino hacia el conocimiento.

De esta manera el sistema de enseñanza-aprendizaje aprovecha las estructuras cognitivas que el alumno tiene para crear las condiciones necesarias para el desarrollo del alumno. Lo único que se debe de hacer es estimular el desarrollo de las capacidades para procesar información.

Los procesos de enseñanza- aprendizaje deberían de ser como el criar a un bebe, al inicio se debe de brindar toda la atención necesaria, al inicio él bebe no podrá caminar y necesitara ayuda, de la misma manera el alumno, pero llegara un momento en el que él bebe ya podrá valerse por sí mismo, porque aprenderá a caminar, el alumno aprenderá que el conocimiento ya está dentro de él, solo hay que desarrollarlo. Esto es posible porque el alumno llega a la escuela con un capital cultural que le ha sido brindado mediante la socialización que condiciona a cada alumno de manera diferente dentro de la institución educativa y en la comunidad.

De manera que el conocimiento se “construye” y tiene de alguna forma la vinculación con la realidad, donde cada alumno interpreta de manera diferente lo que percibe, por lo que es necesario utilizar medios y formas de estimular esas experiencias en los alumnos.

En general, los exponentes de la teoría crítica de la enseñanza coinciden en que los mejores sistemas de enseñanza-aprendizaje son los grupales ya que mediante la interacción el alumno se apropia de nuevos conocimientos que luego puede construir de diferente manera. Es decir, que el alumno ya posee el conocimiento dentro de sí, el educador solo debe desarrollarlo.

Bibliografía: 
 McLaren, P. (1997) “Pedagogía critica y cultural depredadora” Paidos, Barcelona.

Compártelo y mira lo que sucede!