Terapia centrada en el cliente No directiva

Terapia centrada en el cliente No directiva
Sinopsis: 

Axline, la creadora de la terapia de juego no directiva o centrada en el cliente, hace una gran distinción entre este tipo de terapia y otros métodos: según Axline (1,947) la terapia de juego puede ser directiva en cierta forma, es decir, el terapeuta puede dejar la responsabilidad y dirección al niño. La terapia centrada en el cliente enfoca al niño como la fuente de su propio crecimiento positivo y dirección terapéutica. De manera que el papel del terapeuta es facilitar el crecimiento del niño. Es decir que las acciones genuinas del terapeuta son las que crean la atmosfera terapéutica.

La terapia centrada en el cliente ofrece al individuo la libertad de ser él mismo sin enfrentar la evaluación o presión de cambiar. Este tipo de terapia es como una oportunidad que se le ofrece al niño para experimentar el crecimiento bajo condiciones más favorables, esto es, al jugar con sus sentimientos, el niño los trae a la superficie, los encara, aprende a controlarlos, o abandona. El niño empieza a darse cuenta de su potencialidad para ser un individuo, pensar por sí mismo, tomar sus propias decisiones, hacerse más maduro psicológicamente y con lo anterior, tomar conciencia de su individualidad. El tomar conciencia de la individualidad es la meta de la terapia de juego no directiva. Se supone que al haber menos evidencia para debatir que para apoyar, como se discutirá en estudios resultantes, que la individualidad no significa narcisismo o autoindulgencia, sino una total socialización con cualidades consideradas en un individuo.


Desarrollo: 
Teoría del desarrollo Rogeriana: 
Las terapias de juego centradas en el cliente se atribuyen a la teoría rogeriana del desarrollo de la personalidad y restauración que sustentan la terapia centrada en el cliente adulto, con diferencias solo en el método. La terapia centrada en el cliente deriva de la creencia de que existe una poderosa fuerza dentro de cada individuo que lucha continuamente por la autorrealización.

Según Axline (1,947) la conducta del individuo parece causada todo el tiempo por un impulso, el de la completa autorrealización. Cuando el individuo se encuentra con una barrera que le dificulta alcanzar la relación del ser completamente, existe un área de resistencia, fricción y tensión. El impulso hacia la autorrealización persiste, y la conducta del individuodemuestra que satisface este impulso interior luchando por establecer su auto concepto en el mundo de la realidad, o que lo satisface indirectamente confinándolo a su mundo interno donde lo puede crear con menos esfuerzo.

Las manifestaciones exteriores de conducta dependen de la integración de las experiencias presentes y pasadas, condiciones y relaciones, pero están encaminadas a la satisfacción de este impulso interior que continua a lo largo de la vida. Principios terapéuticos relacionados con la Teoría Rogeriana del desarrollo: Los métodos que usan los terapeutas centrados en el cliente consideran los postulados rogerianos, se basan en el supuesto de que el individuo de cualquier edad tiene, no solo, la habilidad para resolver sus propios problemas de manera satisfactoria, sino también la posibilidad de crecimiento dentro de él, lo que hace que la conducta madura sea más satisfactoria que la inmadura.

El método de la terapia centrada en el cliente incorpora la mayor parte de los principios que aplica en los adultos a los niños. Sin embargo, debido a que los niños no son adultos y el juego incluye acciones palabras, el método implica aspectos diseñados para cubrir las necesidades de los niños y terapeutas. Lo más notable de esto es resaltar la participación del terapeuta en el juego (dirigido por el niño), y los límites de la conducta del niño (expresión no verbal), para facilitar el proceso del juego para ambos. Llevar la teoría a la práctica es quizás el mayor reto del terapeuta infantil. Los métodos sirven como se pretende; promover la madurez en los niños sin dirigirlos, pero respetando las direcciones que ellos marcan. La mayor parte de las conductas de los terapeutas de juego son para facilitar la autodirección, autoexploración y auto crecimiento del niño.

En otros aspectos, no es necesario que el terapeuta no directivo sea diferente de otros. Como se detallara, los terapeutas centrados en el cliente son empáticos con los niños, participan en su juego, cordiales y amistosos, establecen relaciones estrechas y ubican limites a sus conductas. La única diferencia es que se permite al niño auto dirigirse dentro de ciertos límites. El terapeuta reacciona al niño en lugar de iniciar la acción según sus propias perspectivas. Esto no significa que los niños tienen permiso para abusar. Por el contrario, significa que los recursos del terapeuta, el escenario de juego y el niño se utilizan para encontrar las necesidades emocionales de este, tales como las experimenta en el momento y como se presentaran posteriormente. Se supone que estas expresiones manifestadas por el niño en su propio momento, serán la ruta más rápidas hacia el desarrollo óptimo.

Juguetes en la sala de terapia: 
Los juguetes hacen que los niños expresen sus sentimientos y actividades, esto es en todo niño independientemente de la edad y la cultura. Sin embargo, la edad juega un papel muy importante en los juguetes, ya que un niño de doce años puede sentirse humillado jugando con juguetes de niños de siete años.

Como consecuencia de este resultado surgieron ideas de usar otros objetos con niños mayores de doce años. Actualmente existe una amplia gama de juguetes que se pueden utilizar en el salón de terapia, pero lo más importante es tener los juguetes adecuados para las edades del niño.

Referencia:
Guerney. Louise F. / Terapia de juego centrada en el cliente /

Compártelo y mira lo que sucede!