7 Pruebas neuropsicológicas más utilizadas para el diagnóstico del TDAH

Pruebas neuropsicológicas

Pruebas neuropsicológicas
1  Evaluación del nivel intelectual. Escala Wechsler de Inteligencia para Niños IV (WISC-IV)

Aunque el nivel intelectual no es un criterio diagnóstico para el TDAH, es importante su evaluación para poder enfocar de mejor manera la intervención. La WISC-IV, disponible en español en la actualidad, es

una herramienta que permite conocer no sólo cuál es la capacidad intelectual general (CI) sino también obtener índices de Comprensión Verbal, Razonamiento Perceptual, Memoria de Trabajo y Velocidad de Procesamiento; además de tener la posibilidad de evaluar el perfil de fortalezas y debilidades funcionales más que los puntajes generales. Continuar leyendo “7 Pruebas neuropsicológicas más utilizadas para el diagnóstico del TDAH”

Descargar Cuestionario de Estrés Percibido

Cuestionario de Estrés Percibido

Cuestionario de Estrés Percibido

Descripción: 

El efecto que las situaciones de estrés provocan sobre el curso de determinadas enfermedades es una de las piezas angulares de la medicina psicosomática, sin que hasta la fecha se halla llegado a un consenso sobre como medir dichas situaciones y con que medios. Con la finalidad de proporcionar una herramienta útil para este cometido, Levenstein et al diseñaron, en 1.993, el Cuestionario de Estrés Percibido.  Continuar leyendo “Descargar Cuestionario de Estrés Percibido”

Pruebas para la observación de síntomas TEA

síntomas TEA

síntomas TEA

Síntomas TEA: Los síntomas más característicos de los TEA tienen que ver con repercusiones en el ámbito social, es decir que son síntomas negativos en el ámbito de la interacción social recíproca y la comunicación (por ejemplo: dificultades para mirar a la cara, observar a las personas, dirigir una variedad de expresiones emocionales, utilizar gestos o la mirada para compartir la atención de otra persona sobre algo de su interés, comunicarse con otros con frecuencia, limitada reciprocidad…).

La presencia de una conducta atípica es un indicador de alteración, pero su ausencia o la no observación de ciertas conductas sociales no tendría por qué ser interpretable clínicamente. El reto de las pruebas de observación, pero sobre todo de los clínicos que las utilizan, es generar situaciones que permitan asegurar de que si no observamos la conducta, es porque la persona tiene dificultades para realizarla y no por otras razones.

Observar las conductas que caracterizan a los TEA no es nada sencillo, por lo mismo es importante brindar herramientas y/o pruebas de observación que ayudaran a hacer un diagnóstico más efectivo de las personas con TEA. Continuar leyendo “Pruebas para la observación de síntomas TEA”