TOC – Trastorno Obsesivo Compulsivo

trastorno-obsesivo-compulsivo
TOC – Trastorno Obsesivo Compulsivo

Es un trastorno de ansiedad en el cual las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) o comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo (compulsiones). Con frecuencia, la persona se comporta de cierta manera para librarse de los pensamientos obsesivos, pero esto sólo brinda alivio temporal. El hecho de no llevar a cabo los rituales obsesivos puede causar una enorme ansiedad.

Caracteristicas Diagnosticas:
El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un síndrome psiquiátrico perteneciente al grupo de los desórdenes de ansiedad caracterizado por:
• Obsesiones que por lo general son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que invaden la conciencia y que son vividos como repugnantes o sin sentido, suele suceder que estas personas realizan intentos para ignorarlos o suprimirlos, sin que logren conseguirlo.
• Compulsiones que son conductas repetitivas y aparentemente finalistas que se realizan según determinadas reglas de forma estereotipada. La conducta no es un fin en sí misma, sino que está diseñada para producir o evitar algún acontecimiento o situación futura, relacionados con la obsesión en cuestión.


El trastorno de la personalidad obsesiva-compulsiva (TOC) se trata de un trastorno de la personalidad caracterizado por:

  • Falta de decisión, dudas y precauciones excesivas, que reflejan una profunda inseguridad personal. ü Preocupación excesiva por detalles, reglas, listas, orden, organización y horarios.
  • Perfeccionismo, que interfiere con la actividad práctica.
  • Rectitud y escrupulosidad excesivas junto con preocupación injustificada por el rendimiento, hasta el extremo de renunciar a actividades placenteras y a relaciones personales.
  • Pedantería y convencionalismo con una capacidad limitada para expresar emociones.
  • Rigidez y obstinación. ü Insistencia poco razonable en que los demás se sometan a la propia rutina y resistencia también poco razonable a dejar a los demás hacer lo que tienen que hacer. ü La irrupción no deseada e insistente de pensamientos o impulsos. 

Causas y Factores de Riesgo:
El trastorno obsesivo-compulsivo es más común de lo que alguna vez se pensaba y la mayoría de las personas que lo desarrollan muestra síntomas de los 20 hacia 30 años. Entre los adultos los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de verse afectados, no obstante entre los adolescentes os varones suelen estar más afectados que las chicas. Varias teorías sugieren una base biológica para el trastorno, y actualmente una serie de estudios está explorando esta posibilidad.

Dentro del TOC se pueden diferenciar como más comunes: 
• Lavadores y limpiadores: son personas a las que carcomen obsesiones relacionadas con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.
• Verificadores: son personas que inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe.
• Repetidores: son aquellos individuos que se empeñan en la ejecución de acciones repetitivas.
• Ordenadores: son personas que exigen que las cosas que les rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas.
• Acumuladores: coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.
• Ritualizadores mentales: acostumbran a apelar a pensamientos o imágenes repetitivos, llamados compulsiones mentales, con el objeto de contrarrestar su ansiedad provocadora de ideas o imágenes, que constituyen las obsesiones.
• Numerales: buscan sentido a los números que les rodean; sumándolos, restándolos, cambiándolos hasta que les da un número significativo para ellos.
• Filosofales: Con tendencias algo inciertas. Viven en un proceso metafísico del que no pueden desprenderse. Incompatibles con los numerales.
• Atormentados y obsesivos puros: experimentan pensamientos negativos reiterados, que resultan incontrolables y bastante perturbadores.

Criterios Diagnosticos del TOC
Un patrón general de preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia, que empieza al principio de la edad adulta y se da en diversos contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes ítems:
1. Preocupación por los detalles, las normas, las listas, el orden, la organización o los horarios, hasta el punto de perder de vista el objeto principal de la actividad.
2. Perfeccionismo que interfiere con la finalización de las tareas (p. ej., es incapaz de acabar un proyecto porque no cumple sus propias exigencias, que son demasiado estrictas).
3. Dedicación excesiva al trabajo y a la productividad con exclusión de las actividades de ocio y las amistades (no atribuible a necesidades económicas evidentes).
4. Excesiva terquedad, escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moral, ética o valores (no atribuible a la identificación con la cultura o la religión).
5. Incapacidad para tirar los objetos gastados o inútiles, incluso cuando no tienen un valor sentimental.
6. Es reacio a delegar tareas o trabajo en otros, a no ser que éstos se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas.
7. Adopta un estilo avaro en los gastos para él y para los demás; el dinero se considera algo que hay que acumular con vistas a catástrofes futuras.
8. Muestra rigidez y obstinación.

Tratamiento del TOC
El trastorno obsesivo compulsivo se trata utilizando medicamentos y terapia. El primer medicamento que se considera usualmente es un tipo de antidepresivo llamado inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS).
Estos medicamentos abarcan:
• Citalopram (Celexa)
• Fluoxetina (Prozac)
• Fluvoxamina (Luvox)
• Paroxetina (Paxil)
• Sertralina (Zoloft)

Si un antidepresivo ISRS no es efectivo, el médico y/o psiquiatra puede prescribir un tipo de antidepresivo de la vieja generación llamado antidepresivo tricíclico. La clomipramina es uno de estos y es el medicamento más antiguo para el trastorno obsesivo compulsivo. Por lo regular funciona mejor que los antidepresivos ISRS en el tratamiento de esta afección, pero puede tener efectos secundarios desagradables, como:
• Dificultad para iniciar la micción
• Caída de la presión arterial al pararse
• Resequedad en la boca Y Somnolencia.

PD: El tipo de farmaco a utilizar dependera de la problematica que tenga el paciente.

Compártelo y mira lo que sucede!