Tom- Miedos Nocturnos

miedo oscuridad

Sinopsis:
A sus ocho años Tom, era un niño agradable, era un chico educado, de hecho hasta era el abanderado en la escuela. Los maestros no daban una sola queja del niño y sus padres tampoco. De día todo marchaba muy bien con él, hasta que llegaba la noche.
Por las noches aquel niño agradable y educado pasaba a ser un niño ansioso, desesperado y hasta con fobia a la noche.
Cuando los padres de Tom lo llevaban a su habitación para dormir, el prefería que no se apagaran las luces. Su padre le explicaba que él tenía una lámpara y que con ella era suficiente para iluminarlo, sin embargo Tom le pedía a su padre que dejara la luz encendida. Efectivamente, Tom le tenía miedo a la oscuridad.

Desarrollo:
En terapia:
Cuando los padres llegaron a consulta, explicaron la situación que acontecía con Tom. Se llegó a la conclusión que Tom le tenía fobia a la oscuridad.
Durante las primeras sesiones con Tom, no había problema alguno ya que se mostraba muy colaborador, sin embargo por la tercera sesión se le pidió que realizara un dibujo de él durmiendo en su habitación.
Efectivamente logro realizar el dibujo, él se dibujó así mismo dentro de la cama con una lámpara y alrededor de la habitacimiedo oscuridad ón estaba oscuro. En el dibujo realizo un garabato alrededor de la cama y cuando se le pregunto porque realizo el garabato, solo menciono que en ese lugar había muchas cosas ocultas.
Al ver el dibujo logré conectarme con los pensamientos del niño, deduje que él veía a alguien más allí, así que le pregunte si había alguien más en la habitación, y me contesto que en la habitación había un payaso.
Cuando me dijo esto pregunté: ¿y porque no lo dibujaste?
Tom me dijo que lo había dibujado entre el garabato, y que el garabato era una especie de malla para que el payaso no pasara hacia su cama.
Por un momento logre sentir el miedo que el niño tenía, y tuve por primera vez siendo adulto logre sentir de nuevo esa sensación de cuando era niño, quizás muchos dirán que tuve una regresión. Pero en realidad para mí ese momento me ayudó a crear empatía con Tom. Así que aproveche el momento para formar el escenario emocional de psicoterapia.

El primer paso fue detectar el temor y su intensidad, luego categorizar el punto de partida para luego determinar un plan de tratamiento a través de varias sesiones.
En este caso, Tom había aprendido que en la oscuridad habitaba un payaso, entonces el trabajo psicoterapéutico haría énfasis en desaprender esta conducta.
Como terapeuta enseñar a desaprender una conducta no es cosa sencilla. Así que la mejor manera de enseñarle a Tom, es mediante el juego. Lo que angustiaba a Tom era la oscuridad así que empecé a trabajar dentro de la clínica con poca luz. Al inicio Tom se sentía incómodo y me pedía que encendiera las luces y cuando él las pedía acudía a encenderlas.
Sin embargo empecé a enseñarle que en la oscuridad no había nada más que oscuridad, que en la oscuridad no había ningún payaso. Al inicio Tom no lo creía, pero con el tiempo, empezó a darse cuenta que lo que le explicaba era cierto.
Al mencionarle que yo dormía sin luz durante la noche, no lo creía, pero yo le explicaba que para mí era mejor, porque la luz de la lámpara no me dejaba dormir. Tom, me dijo lo mismo, que la luz de la lámpara no lo dejaba dormir, pero que era necesario para que el payaso no llegara hasta él. A lo que conteste: siempre duermo sin lámpara, y duermo mejor. Deberías de intentarlo aquí.
Cuando le dije que lo intentáramos en la clínica, le gustó la idea. Así que en la siguiente sesión, apague por completo las luces y solo había una lámpara encendida. Entramos juntos al consultorio aunque él estaba inquieto al empezar a entrar, entre con seguridad y eso le dio el valor a Tom, así que me siguió. Durante esa sesión, pasamos 40 minutos en la oscuridad, solamente con una lámpara. Hablando de lo que había hecho en la escuela.
Utilice este método en Tom, durante seis sesiones, proyectando la iluminación de manera progresiva. Es decir, durante la primera sesión solo teníamos una lámpara, en la segunda, una lámpara más pequeña, en la tercera, una más pequeña, en la cuarta sesión, solo había una vela pequeña que se consumía en 15 minutos, en la quinta sesión una vela que se consumía a los 5 minutos y en la sexta sesión no utilice vela alguna y Tom seguía charlando conmigo como si existiera luz en el lugar, a pesar de que estaba oscuro.
El proceso terapéutico que utilice con Tom, fue de exponer su imaginación a las situaciones que provocan ansiedad y fobia como es la oscuridad, realice de manera gradual la iluminación para que el niño viviera la realidad dentro de la oscuridad y lograra quitar la imagen desagradable que tenia de la oscuridad. Claro, no en todos los casos se podrá realizar algo como esto, aquí solo logre incorporar algunos pasos de la Desensibilización Sistemática que es un proceso terapéutico en el que el paciente logra vivenciar de manera real, sus miedos y temores.
Durante el proceso terapéutico se logró obtener una respuesta opuesta a la angustia y por consiguiente se logró eliminar la ansiedad que el niño tenía ante la oscuridad. Es de vital importancia explicar que la intensidad de la respuesta ante la angustia que el niño exprese debe de desaparecer al pasar las sesiones terapéuticas, en caso contrario, el tipo de terapia es inadecuado para el paciente.
Aclaro que aparte de la Desensibilización Sistemática existen muchas técnicas para quitar el miedo en los niños que también pueden ser efectivos, aunque este tipo de técnicas solamente deben de ser utilizadas por un profesional de la Psicología. Ya que si no se aplica de manera adecuada y correcta la técnica no funcionara.

Compártelo con tus amigos