Trastorno disfórico premenstrual

Trastorno disfórico premenstrual

El trastorno disfórico premenstrual es una afección en la mujer que puede provocar síntomas de depresión, irritación y tensión antes de la menstruación. En la mayoría de los ciclos menstruales o “esos días” como lo dicen las mujeres, al menos existen cinco síntomas que están presentes en la última semana antes del inicio de la menstruación. Esta afección altera el estado de ánimo, aunque puede empezar a mejorar unos días después del inicio de la menstruación y hacerse mínimos o desaparecer en la semana después de la menstruación. Sin embargo, existen casos en los que luego de una semana, los malestares aún siguen presentes.

En el DSM-V se explica esta alteración del ánimo como Trastorno disfórico premenstrual y se encuentra asociado a los síntomas siguientes:

  • Labilidad afectiva intensa (p. ej., cambios de humor; de repente está triste o llorosa, o aumento de la sensibilidad al rechazo).
  • Irritabilidad intensa, o enfado o aumento de los conflictos interpersonales.
  • Estado del ánimo intensamente deprimido, sentimiento de desesperanza o ideas de autodesprecio.
  • Ansiedad, tensión, y/o sensación intensa de estar excitada o con los nervios de punta.
  • Disminución del interés por las actividades habituales (p. ej., trabajo, escuela, amigos, aficiones).
  • Dificultad subjetiva de concentración.
  • Letargo
  • Cambio importante del apetito, sobrealimentación o anhelo de alimentos específicos.
  • Hipersomnia o insomnio.
  • Sensación de estar agobiada o sin control.
  • Síntomas físicos como dolor o tumefacción mamaria, dolor articular o muscular, sensación de “hinchazón” o aumento de peso.

Los síntomas descritos anteriormente se asocian a un malestar clínicamente significativo o interferencia en el trabajo, la escuela, las actividades sociales habituales o la relación con otras personas (p. ej., evitación de actividades sociales; disminución de la productividad y la eficiencia en el trabajo, la escuela o en casa).

Se denomina Trastorno disfórico premenstrual a la alteración fisiológica que afecta el estado de ánimo, provocando serias dificultades de socialización y comunicación. Cabe mencionar que su diagnóstico provisional es posible si los síntomas descritos anteriormente permanecen luego de una semana después de la menstruación.

Aunque los síntomas pueden variar en cada mujer, si más de 5 síntomas persisten después de la semana de menstruación, es posible realizar un diagnóstico de Trastorno disfórico premenstrual.

Por otro lado, si los síntomas del Trastorno disfórico premenstrual no se puede atribuir si existen efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento, otro tratamiento) o a otra afección médica (p. ej., hipertiroidismo).

Tratamiento

Lo recomendable es llevar un estilo de vida saludable con una alimentación  balanceada (granos integrales, verduras, frutas y disminución del consumo de sal, azúcar, alcohol y cafeína).

Hacer ejercicios frecuentemente ayuda a reducir los síntomas de Trastorno disfórico premenstrual, consumir suplementos nutricionales, como la vitamina B6, el calcio y el magnesio. Se pueden prescribir analgésicos para el dolor de cabeza, el dolor de espalda, los cólicos menstruales y la sensibilidad en las mamas.

Referencia: “Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5™” Trastorno disfórico premenstrual 625.4 (N94.3)

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.