• Jueves , 17 abril 2014

Trastorno por “Déficit de Atención”

Sinopsis:

Uno de los “problemas” para los educadores es que en ocasiones los niños tienen “Hiperactividad o déficit de atención”, cual sea de los dos conceptos anteriores no creo que sea correcto, incluso llegaría a verlo como algo tan imprudente llamar a un niño hiperactivo o con déficit de atención. Hasta hoy en día no he tenido la oportunidad de encontrarme con uno de estos niños y si algún día lo encuentre seguro lo publicare.

A mi criterio, creo que cada niño tiene potencial para poder aprender por ello mismo detesto que aun niño se le llame hiperactivo, el educador que lo llame así, aun no ha descubierto el potencial que tiene el niño.

Desarrollo:

Evolución de Investigaciones:

En el año 1,902 se realizaron investigaciones a niños y niñas que mostraban falta de atención, impulsividad e hiperactividad.

En el año 1,980 se le asigno el nombre de “bajo nivel de atención”

Definición:

Trastorno neurobiológico, que interfiere en la capacidad del niño, niña, joven a adulto, para mantener la atención o concentrarse en una tarea específica.

Etiología:

• Uso de la glucosa a un ritmo menor de lo “normal”, por lo tanto se reduce el metabolismo cerebral.
• Consanguinidad familiar
• Anormalidad en las glándulas tiroides
• Disfunción cerebral localizada
• Factores nutricionales-vitamínicos
• Mediante el contacto con tóxicos

Clasificación del Trastorno por Déficit de Atención (TDA)

• Trastornos por déficit de atención con hiperactividad.
• Trastornos por déficit de atención con impulsividad, conducta impulsiva, agresividad.
• Trastornos por déficit de atención con inatención.

Características de los síntomas:

Deben de presentarse 6 o mas síntomas, persistir durante 6 meses como MINIMO, presentarse en 2 ambientes diferentes no aceptado con su nivel de desarrollo.

Hiperactividad:

• Mueve en exceso extremidades
• Abandona un lugar con frecuencia
• Corre o salta en lugares no apropiados
• Dificultad para dedicarse a actividades de ocio
• Habla en exceso

Déficit de Atención:

• No pone atención a detalles o comete errores por descuido.
• No mantiene la atención en juegos
• Dificultad para organizar actividades
• Se distrae con estímulos externos

Impulsividad:

• Responde antes de haber completado las preguntas
• Se le dificultad esperar turnos
• Interrumpe la actividad

Inatención:

• Parece no escuchar cuando se le habla
• No sigue instrucciones o no finaliza sus actividades
• Evita participar en tareas que requieren esfuerzo mental.
• Olvida sus actividades diarias

Diagnostico:

Puede existir posible lesión neuropsicología en el lóbulo frontal o neurofisiológica.

Diagnostico Diferencial:

• Desorden de conducta
• Trastorno por estado de animo
• Trastorno por ansiedad
• Retraso mental
• Inteligencia superior

Posibles Tratamientos:

• Farmacológico
• Terapia conductual y cognitiva conductual
• Terapia familiar
• Deportes individuales y de equipo

Estos son algunos aspectos por los que regularmente se diagnostica “Hiperactividad o Déficit de atención”, como lo dije anteriormente no creo que estos dos conceptos existan, claro sé que para miles de psicólogos y psiquiatras será tormentoso, sin embargo explicare del porque digo esto.

Como lo he dicho en post anteriores los niños fácilmente pierden el control (emociones, inquietos, berrinches), lo importante es que quien este con el niño no pierda el control (actué con violencia de cualquier índole).

A lo largo de mi experiencia he visto pocos niños que “si ponen atención”, que “si son educados, quietos y hasta parecen adultos”, si, los he visto y la verdad es que me ha llenado de tanto disgusto, ya que aparentemente es un “niño educado” sin embargo es lo contrario ya no es un niño educado más bien parece “un robot programado”, dice y hace todo lo que el padre/madre o encargado le dice que haga. El niño esta tan estigmatizado o atemorizado que debe de hacer lo que le dicen, porque lo ha aprendido, aprendió que si no hace lo que le dicen sea correcto o incorrecto tendrá una consecuencia desagradable.

Por ello mismo cuando el niño llega al ambito escolar trata de hacer todo lo que en casa se le es penalizado y solo  porque el niño hace en la escuela lo que no puede hacer en casa, el educador lo llama “hiperactivo” y si pierde la atención en clase luego dicen que tiene “deficit de atención”.

En cuanto a estos supuestos trastornos que para mi no son relevantes aclaro que para mí un niño saludable es aquel que grita, juega, canta, molesta, es sincero y te dice la verdad en tu cara aunque a veces duela, sabe pedir perdón, y quien sabe cuántas cosas agradables y desagrables tengan.

Al principio de mi trabajo con niños me disgustaba tanto la actitud de los niños ya que para mí era insoportable el simple hecho de aguantar las humillaciones, las molestias y los gritos de quienes ni eran mis hijos, sin embargo investigando los antecedentes de los mismos note del porque los niños eran como eran o se comportaban como tales.

En el aspecto de Psicología Educativa llegue a la conclusión de que cada niño era diferente por ende aprendía de manera diferente, no es tanto que el niño tenga hiperactividad o déficit de atención, depende mucho si el educador SABE ENSEÑAR si el educador no sabe enseñar, no sé que sigue haciendo como educador.

Ahora en Psicologia clínica, de igual manera nunca en mi vida diagnosticare a un niño con “Hiperactividad o Déficit de atención” creo que es tan insensato, más bien demuestra lo poco que sabes de psicología, más bien demuestra lo poco que eres sensible para tratar con las personas, más bien demuestra que nunca viviste tu niñez. Por eso mismo a mi criterio, el día que logre diagnosticar a un niño con estos “trastornos” agarrare mi titulo de psicólogo y lo quemare, dejare de serlo porque no me sentiría digno de decirle al mundo que soy un mediocre que no sabe nada de psicología.

Recuerda, los niños siempre pierden el control, si el niño no pierde el control es un niño anormal y necesita psicoterapia.

El Psicoasesor
Abriendo los horizontes de la Psicología

Related Posts