Una breve introducción al concepto de “Trauma”

Concepto de trauma:  De manera general se podría decir que el concepto de trauma se reduce a una herida. Ahora bien, en medicina y en psicología, el término se refiere a las lesiones físicas o mentales importantes que incluyen amenazas de muerte o daño a la integridad física. Como lo expresó Judith Herman en el año 1993, el trauma es: “un encuentro personal con la muerte y la violencia”.

Concepto de trauma

Un “evento traumático” es aquel que tiene la capacidad de causar un trauma físico o mental. Frente a un evento de tal magnitud, la respuesta inmediata del cuerpo y de la mente es luchar por la supervivencia. Esta forma de comportamiento se expresa en respuestas como la lucha, la huida, la paralización, la sumisión o “hacerse el muerto”.

Un evento traumático severo, a menudo cambia la forma en que las sobrevivientes perciben el mundo que las rodea. Ellas pierden su sentido de seguridad y se sienten vulnerables e indefensas. Si el acontecimiento involucra actos de violencia y la intención de herir, la confianza en otras personas puede perderse y el mundo donde se interrelaciona la sobreviviente, verse perturbado seriamente. Los encuentros personales con la violencia humana o la causada por la mano del hombre son considerados las formas de trauma más perturbadoras, y probablemente son las que tendrán un impacto más duradero.

La pérdida de seguridad, control y confianza, comúnmente llevan a la depresión (tristeza profunda, pérdida de las ganas de vivir, etc.) o a la ansiedad. Un encuentro personal con la violencia y la muerte también puede acosar a la sobreviviente, y hacerla volver a vivir el evento de manera dolorosa, tanto en sueños como en la vida cotidiana. A esta condición se le llama “intrusión”. La intrusión a menudo es detonada por recordatorios, los cuales pueden provocar que las sobrevivientes intenten rehuir todo aquello que podría traer a su mente ese evento. A este mecanismo lo llamaremos evitación. En este manual llamamos “detonadores” o recuerdos detonadores a esos recordatorios que causan intrusión. Las sobrevivientes pueden sentirse desconectadas de sus sensaciones corporales, aletargadas o insensibilizadas, o incapaces de traer a su memoria esos eventos traumáticos. Un estado de excitación elevada es también bastante usual. Las sobrevivientes pueden estar en guardia todo el tiempo, asustarse fácilmente, dormir mal, estar irritables, o tener dificultades para recordar y concentrarse, a esto lo llamamos “hiperexcitación” y los síntomas descritos están relacionados con una respuesta de lucha o huida.

Si las sobrevivientes carecen de apoyo y ayuda, estas reacciones pueden continuar durante meses o incluso años. Los psiquiatras llaman a este estado psicológico: “Trastorno de Estrés Postraumático” (TEPT).

Estos tres tipos de síntomas son típicos de los trastornos graves relacionados con el trauma:

  • Intrusiones: recuerdos intrusivos, flashbacks, pesadillas.
  • Evitación. Rehuir situaciones que hacen recordar la catástrofe o el evento traumático.
  • Cambios en la excitación: una persona se asusta fácilmente, se encuentra tensa y tiene estallidos de enojo (hiperexcitación); está aletargada o insensibilizada, o deprimida (hipoexcitación).

Las personas que han estado expuestas a un trauma, pueden sentir mucha ansiedad, tristeza, sentimientos de desesperanza e inutilidad. Nuestro trabajo tiene como objetivo restaurar el sentido de control de las sobrevivientes y empoderarlas, brindándoles habilidades para afrontar el trauma, y ayudándolas a reconstruir sus relaciones sociales y su confianza.

Compártelo con tus amigos