Una mirada al consultorio de un terapeuta

consultorio de un terapeuta

Siempre he mencionado que el consultorio de un terapeuta “es un lugar de nuevos comienzos”. Es un espacio donde todo puede ser posible. Un espacio en donde habitó el sufrimiento y la esperanza, el dolor y la satisfacción, la tristeza y la alegría,  la ansiedad y la paz, el odio y el placer. Las palabras se quedan cortas cuando se trata de describir lo que sucede en el consultorio de un terapeuta. Pero ante todo lo que pueda describir, el consultorio es un espacio en donde se queda todo aquello que se dice.

Una mirada al consultorio de un terapeuta

El consultorio toma una singularidad diferente cada que entra un nuevo paciente. Cada paciente tiene experiencias personales profundas que debe conocer por sí mismo. Pero esto no es todo, el consultorio también representa muchas de las experiencias personales del terapeuta. No se trata solamente acerca de un paciente en el consultorio, que se sienta ahí, cerca de la orilla del escritorio, luchando por ser él mismo, pero al mismo tiempo, aterrorizado de ser él mismo. Es acerca del terapeuta, de cómo trata de percibir la experiencia que vive esta persona, al igual que el significado, sentimiento, sabor y gusto que esto tiene para él. No es solamente sentarse, escucharlo y hacer una interpretación diagnostica, también es acerca del terapeuta, de la satisfacción que deja el privilegio de ser como un facilitador para una nueva personalidad, mientras permanece ahí sentado y sorprendido ante el surgimiento de un self, de una persona, mientras observa el proceso de un nacimiento en el cual ha tenido una parte importante y facilitadora.

Así el consultorio se transforma en un lugar de “Reinicio”. Sí,  el paciente vuelve a empezar de nuevo en sí para el nuevo surgimiento del self.

El consultorio entonces es un lugar para crecer. En donde la naturaleza del self y la tensión entre ser uno mismo y querer ser querido por los demás, son las preocupaciones cruciales del paciente y son las principales con las que debe lidiar el terapeuta.

Referencia: Cervone, Daniel “Personalidad: teoría e investigación” 2a edición. Editorial El Manual Moderno. México. 2009. Pág. 130

Traducción de: Personality: theory and research, 10th ed.
Traducido por Rodrigo Priego Ramírez.

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “Una mirada al consultorio de un terapeuta”

  1. Ulises Tomas, comparto tu pensar. El ser humano es mas complejo, al contrario de las maquinas no tenemos un botón de “RESET” y esa es la ventaja , el hombre es capaz de reiniciarce sin perder de vista la satisfacción de la experiencia y el aprendizaje. 🙂

Comentarios cerrados.