Vacunas que pueden provocar el Autismo

Vacunas
Sinopsis: 

Realizando investigaciones acerca de la etiologia del autismo me he percatado que,  más que una psicopatologia, el autismo es un trastorno multidimensional por lo que su origen suele darse por diversos factores que potencian la alteracion en el desarrollo psicogenetico del niño.

Hoy en dia las cifras de niños con autismo empiezan a crecer, de manera que es importante conocer su etiologia para poder frenarla a tiempo antes que las cifras suban de manera sobrenatural a nivel mundial.

En pos de esta causa la OMS (organización mundial de la salud) realizo varios estudios en los que menciona que algunas vacunas pueden dar pautas geneticas del desarrollo del autismo.

Aunque sé que aun falta mucho por descubrir, pero a este paso, con el tiempo alcanceremos y conoceremos el origen psicogenetico del autismo y al mismo tiempo espero descubran e inventen un psicofarmaco capaz de frenar este trastorno desde el vientre materno.


Desarrollo:
Hace un tiempo, la Organización Mundial de la Salud rechazo algunas vacunas infantiles que podrían provocar el autismo infantil.
Según la OMS existen datos epidemiológicos que indican que “NO hay evidencia de un vinculo” entre las vacunas y la enfermedad. Las vacunas que fueron puestas a prueba son las dosis que son administradas contra el sarampión, las paperas y la rubeola que NO estarían afectando la incidencia del autismo ya que no existen estudios previos que sugieran una relación causal.

Algunas instituciones de la Salud en Madrid, España señalan que el trastorno del espectro autista es un grupo de trastornos complejos del desarrollo del cerebro, entre los que se encuentras el Trastorno desintegrativo infantil, el síndrome de asperger, entre otros.

Cada uno de estos trastornos se caracteriza por la dificultad de la interacción social del niño, de manera que es algo complejo para referir que su posible causa se deba a unas vacunas. Sin embargo, actualmente la OMS realizo una serie de estudios sobre el autismo y considero que el autismo afecta a 1 entre 160 niños alrededor del mundo lo que suscita que es muy posible que las vacunas puedan alterar el desarrollo del niño.

La OMS menciona que las vacunas pueden alterar de manera profunda las habilidades cognitivas no verbales superiores. Tal y como lo menciona el DSM-IV un niño autista sufre una discapacidad intelectual, que por lo regular son el 50% de los niños autistas que lo sufren.
El tema es algo delicado que esta es la razón por la que se brindan una serie de criterios diagnósticos en el DSM-IV entre los que se encuentran: “el retraso en el desarrollo del lenguaje”. Lo más difícil es diagnosticar a un niño autista antes de los 12 meses ya que es posible diagnosticarlo luego de los dos años de vida del niño.

Al mismo tiempo, la OMS sostiene que existen factores genéticos y ambientales que pueden influir en la aparición del autismo, de manera que los padres tienen un papel importante en la asistencia de sus hijos. La terapia que como padres podemos abordar es un tipo de terapia socio-interactiva con nuestro hijo, de esta manera el tendrá más confianza.

Compártelo con tus amigos